Hola. Soy Marta Arce Dubois, fundadora de Reconnexions, Apoyo a Madres y Padres en Duelo con un Enfoque Holístico y Espiritual. En este primer video, que espero sea uno de muchos, quiero presentarme a los que no me conocéis en persona y contaros lo que estoy haciendo y por qué.

Mi hijo Steven murió de cáncer el 10 de octubre de 2014. Tenía 27 años. Esto tiene que ser lo primero que digo, porque es la razón por la que estoy aquí, la razón por la que he creado Reconnexions. Y siento muchísimo que la razón por la que tú y yo hemos conectado es que tú también has perdido un hijo, una hija o varios hijos, pero me alegro de que nos hayamos encontrado.

Antes…

Antes de que diagnosticaran a Steven el 3 de febrero de 2013 mi vida era normal, llena de promesas y sueños. Steven había terminado su licenciatura y se había ido a vivir solo, pero vivía muy cerca de nuestra casa y pasaba casi todo el tiempo con nosotros.

Yo trabajaba como lectora universitaria, daba clase de interpretación y traducción jurídica a alumnos de postgrado, y trabajaba también como intérprete para la policía y los juzgados y en conferencias por todo el mundo.

También me había cualificado como instructora de tai chi y de chi kung tras 15 años de práctica y había empezado a dar clases en mi barrio.

Cuando nos enteramos de que Steven tenía cáncer, lo dejé todo. Intentar salvar su vida se convirtió en mi única misión y obsesión.

Durante 20 meses lo intentamos todo: quimioterapia, cirugía, sanación espiritual, dieta ecológica, zumos, medicina alternativa y experimental… mientras seguíamos esperando un milagro que nunca llegó.

… y Después

Cuando murió, nada de lo que había hecho antes tenía ya sentido. No tengo más hijos ni nietos. Vivimos en Inglaterra desde 1996, pero soy española, de Madrid, y no tengo familia aquí. Y mi marido, al que adoro, viaja mucho por trabajo.

Pasaba los días sola con nuestro perro sumida en un pozo negro de desesperación. Pronto empezaron a pasar cosas extrañas: oía a Steven, lo veía, lo sentía, se caían libros de la estantería sin tocarlos, las luces se apagaban solas.

Creí que me estaba volviendo loca…

Pensé que me estaba volviendo loca de dolor. Creí que me iban a terminar encerrando en un manicomio. Sinceramente, creí que estaba delirando.

Antes de esto era, lo que yo llamo una escéptica de mente abierta, pero en el fondo de mi corazón quería creer que todo era real. Necesitaba creer que mi hijo seguía existiendo, que estaba bien y que un día nos volveríamos a encontrar. Lo necesitaba para sobrevivir.

Empecé a buscar…

Así que decidí empezar a leer libros sobre la vida después de la muerte, sobre la supervivencia del alma. Necesitaba conocer las historias de otros para saber que yo no era la única que experimentaba estos fenómenos, pero también necesitaba leer las investigaciones científicas que se habían llevado a cabo y hasta las explicaciones de la física cuántica.

Los recursos e información adecuados iban apareciendo delante de mí. No tengo tiempo de contar aquí en detalle todas las supuestas coincidencias que se iban dando, pero os voy a contar una para que os hagáis una idea.

… y encontré pruebas

El primer día de la madre después de morir Steven, estaba sola en casa sintiéndome muy desdichada. Mi marido había tenido que ir a cenar con su jefe, que había venido de Estados Unidos.

Nunca había oído hablar de la Iglesia Espiritualista y me sorprendió ver en mi muro de Facebook un anuncio de una celebración del día de la madre en una iglesia local que ni sabía que existía. Decía que habría una médium y yo pensé que no tenía nada que perder, así que fui para allá.

La iglesia estaba llena hasta los topes y yo empezaba a arrepentirme de haber ido, porque aquello se parecía mucho a una misa “normal”.

Entonces subió al estrado una anciana médium y empezó a darles mensajes a varias personas de sus seres queridos fallecidos. Ahora se estaba poniendo esto interesante.

Al cabo de un rato, apuntó hacia mí y dijo: “La chica del el pelo rojo y la camisa de colores llena de mariposas y flores.”

Me quedé petrificada. “Quien, ¿Yo?”

“Sí, tú. Tengo aquí a un joven que dice que es tu hijo. Le vi entrar detrás de ti cuando llegaste.”

Y procedió a darme un montón de mensajes increíbles de Steven.

Al final, me dijo: “¡Feliz día de la madre, mamá! Ahora ya te crees que todo era real?”

Entrenamiento en Mediumnidad

Cuando todo acabó y me iba a marchar, el Presidente de la iglesia se me acercó y me dijo que sus guías le estaban pidiendo que me ofreciera un lugar en el círculo cerrado de desarrollo de la mediumnidad. Yo no tenía ni idea de qué me estaba hablando pero, cuando me lo explicó, decidí que tenía que intentarlo.

Estuve yendo al círculo de la iglesia durante varios meses una vez por semana y también empecé un curso por Internet de desarrollo psíquico con una profesora de Estados Unidos con tutorías en Skype. Tenía 6 módulos y duraba 6 meses. El último módulo era comunicación con el mundo espiritual y canalización.

Descubrí el Colegio Arthur Findlay cerca de Londres e hice dos cursos residenciales de mediumnidad, de 5 días cada uno, allí y después hice también varios talleres y entrenamientos en persona y en Internet.

Sabía y sigo sabiendo que no tengo vocación de ser médium, pero tenía que aprender por mí misma cómo funciona todo.

Durante mi entrenamiento, recibí muchos mensajes de Steven y de mi padre a través de otros aprendices de médium que no me conocían de nada. Pero, para mí, la prueba más fehaciente de la supervivencia del alma fue que, una vez que empecé a confiar, yo también podía trasmitir mensajes a otras personas que no conocía de nada de sus seres queridos fallecidos.

Otros Métodos de Comunicación con el Plano Espiritual

Y, aunque recibir mensajes de Steven a través de otras personas me daba mucho consuelo, necesitaba encontrar maneras de comunicarme directamente con él, de sentir su presencia a mi alrededor, de reconstruir mi relación con él.

Así que continué leyendo, investigando, practicando y probando todas las formas de comunicación con el plano espiritual que encontraba, o que algo o alguien estaba poniendo en mi camino.

He hecho un curso tras otro, prácticas y entrenamientos de todo tipo: desde sueños chamánicos y lúcidos, a viajes astrales, meditaciones guiadas, comunicación con un péndulo, escritura canalizada y automática o transcomunicación instrumental, por nombrar algunos.

Descubrí técnicas de hipnosis que me ayudaban a acallar mi mente consciente para permitirme confiar y creer. Encontré otras técnicas de programación neurolingüística que me ayudaban a reprocesar algunos de los recuerdos traumáticos relacionados con la muerte de mi hijo.

Experimenté con dos terapeutas distintos una forma de estimulación bilateral, el método EMDR, que culminaba en una visita con mi hijo. Y he estudiado y probado otras formas de estimulación bilateral que puedo practicar sola.

Cualificaciones Terapéuticas

Algunas técnicas funcionan mejor que otras para mí, pero hay muchísimos testimonios de que todas ellas funcionan.

Cuando encontraba algo que me servía, lo estudiaba en profundidad y me he cualificado como Hipnoterapeuta, Máster en Programación Neurolingüística y Acompañante Transpersonal en Procesos de Duelo.

Proyectos Reconnexions

Poco a poco, mis proyectos de Reconnexions empezaron a tomar forma y hoy sé que la misión que me va a ayudar a seguir viviendo lo mejor que ahora puedo es compartir lo que he aprendido y lo que sin duda continuaré aprendiendo. Utilizaré mis idiomas y mi experiencia en la enseñanza de otra forma.

También he tenido que hacer distintos cursos específicos y adquirir otras habilidades para poder crear los recursos espirituales y terapéuticos que espero publicar: meditaciones guiadas y procedimientos de autoayuda en audio, programas online y hasta encuentros en Málaga junto al mar, donde podremos practicar algunas de las técnicas de comunicación con el plano espiritual y compartir nuestras experiencias y el amor que siempre sentiremos por nuestros hijos.

También ofreceré sesiones individuales a unas pocas madres y padres a los que crea que de verdad puedo ayudar.

Aún tengo mucho que aprender, así que os pido que tengáis paciencia conmigo mientras continúo creando y publicando, practicando y planificando.

Algunas Conclusiones

Hasta hoy, este intenso viaje me ha llevado a las siguientes conclusiones:

  • Un padre o una madre que ha perdido a su hijo o hija tiene mucha mayor capacidad de ayudar a otros que cualquier persona que no ha sufrido la muerte de un hijo. Las personas que a mí me han ayudado más a sobrevivir desde la muerte de mi hijo, son aquellos que, desgraciadamente también han perdido hijos. Muchos de ellos se han convertido en queridos amigos y a un par de ellos les considero verdaderos mentores.

 

  • El duelo por nuestros hijos es natural. Todos nuestros sentimientos son normales. Tenemos que honrar nuestra humanidad y el hecho de que echamos de menos su presencia física. Es imprescindible que nos permitamos sentirlo todo. Pretender que todo está bien todo el tiempo y no dejar que nuestro duelo tenga una válvula de escape, sólo puede llevarnos a sufrir otros problemas físicos, mentales y emocionales más adelante.

 

  • No podemos volver a tener a nuestros hijos con nosotros en este mundo, pero podemos hacer mucho para ayudarnos a nosotros mismos a vivir la mejor vida que ahora podemos en su honor y en su memoria. No va a ser fácil, pero si estamos dispuestos a luchar por ello el resto de nuestras vidas, podremos volver a vivir, permitiendo que la alegría coexista con la pena.

Este es mi camino…

Este es mi camino, mi decisión, mi experiencia de pérdida, amor incondicional y supervivencia. Y sé que me guían a cada paso mi hijo, mi padre y otros seres queridos que han fallecido además de algo mucho más grande que yo a lo que no tengo necesidad de dar un nombre.

Tu camino y tu experiencia son probablemente muy diferentes a los míos, pero me gustaría compartir lo que me ha ayudado contigo, si así lo deseas.

Un abrazo desde el fondo de mi corazón a todos los que camináis junto a mí por este camino por el que nunca hubiéramos deseado caminar.

SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE

Si te llega lo que digo, suscríbete a mi canal de YouTube y haz clic en la campana para recibir notificación cuando publique otros videos.

https://www.youtube.com/channel/UCM3xvTQDDl5rmGs4a7-HOHg

HAZ CLIC EN “ME GUSTA” EN ESTE VIDEO, COMPÁRTELO Y ESCRIBE UN COMENTARIO DEBAJO

Haz clic también en “Me Gusta” en este video, compártelo con otros padres y madres que han perdido a sus hijos, si crees que les puede ayudar, y escribe un comentario aquí abajo. Puedes decirme si tu espiritualidad ha cambiado después de la muerte de tu hij@ y si te has entrenado y/o cualificado en algo que te ha ayudado a volver a dar algún sentido a tu vida. Me encantará conocer tu historia.

HAZ CLIC EN “ME GUSTA” EN MI PÁGINA PÚBLICA DE FACEBOOK: https://www.facebook.com/reconnexionssupportforbereavedparents/

PIDE ADMISIÓN A MI GRUPO CERRADO DE FACEBOOK  (EXCLUSIVAMENTE PARA MADRES Y PADRES EN DUELO): https://www.facebook.com/groups/310913592768114/

CONECTA CONMIGO EN OTRAS REDES SOCIALES

Instagram: https://www.instagram.com/marta_arcedubois/
Snapchat: https://www.snapchat.com/add/martaarcedubois
Twitter: https://twitter.com/MartaArceDubois

TWEETEA ESTE VIDEO: https://ctt.ac/KPlmT