Elegir Creer o No Creer y Qué Creer – Video: Espiritualidad para Madres y Padres en Duelo

Hola, soy Marta Arce Dubois, fundadora de Reconnexions, Apoyo a Madres y Padres en Duelo con un Enfoque Holístico y Espiritual.

En este video voy a hablar de la decisión de creer -o de no creer- en lo que sea que nos ayude a continuar viviendo lo mejor que ahora podemos tras la muerte de nuestros hijos. 

Lo que Yo Necesitaba Creer…

Como muchos de vosotros sabéis, desde que falleció mi hijo Steven he trabajado intensamente: leyendo, investigando, estudiando, haciendo cursos y entrenando en círculos de desarrollo psíquico y mediumnidad. También he practicado todas las demás formas de comunicación espiritual directa que he encontrado y me he entrenado y cualificado en los procesos terapéuticos que me han ayudado.

Esta combinación de reinvención espiritual, investigación científica y entrenamiento como terapeuta es lo que yo necesitaba para convencerme a mí misma de que mi hijo sigue estando conmigo, de que está bien y de que un día volveré a encontrarme con él en el mismo plano de existencia. No podía continuar viviendo sin creerlo.

Decide Si Necesitas Creer

Cada uno de nosotros tenemos que decidir si necesitamos creer en la vida después de la muerte y en la supervivencia del alma. Conozco a algunos padres y madres que han perdido hijos que no necesitan tener ningún tipo de creencia espiritual. También sé que muchos de vosotros estáis convencidos de que hay algo más después de esta existencia terrenal y otros queréis creerlo, pero seguís siendo escépticos, y eso también está bien. No hay mejor ni peor manera de hacer esto.

Encuentra Tus Pruebas

Si necesitas creer, tienes que encontrar tus propias pruebas innegables, de la manera que te sirvan a ti. Yo puedo compartir lo que me ha ayudado a mí, lo que he aprendido, pero tú tendrás que decidir si lo que comparto te ayuda a dar un paso adelante y te acerca a un sistema de creencias que te sostiene.

Y, por mucho que investiguemos, leamos, nos entrenemos y nos demos cuenta de que existe una cantidad enorme de evidencia irrefutable, un cierto nivel de resistencia, de escepticismo, sigue siendo natural. Nuestra mente consciente y analítica tiene problemas para creer lo que no podemos percibir con nuestros sentidos físicos.

Elige Creer

Así que, si como yo te has dado cuenta de que necesitas creer en la vida después de la muerte y en la supervivencia del alma y has hecho lo necesario para encontrar pruebas, cada vez que dudes, puedes elegir apartar tus dudas, porque sabes que no te hacen ningún bien; puedes elegir abrir tu mente y tu corazón a la posibilidad de creer.

Creer es una decisión que tenemos que tomar una y otra vez, hasta que nuestra mente consciente acepte esta nueva realidad o tal vez durante el resto de nuestras vidas en este mundo.

En otros videos, compartiré técnicas que pueden ayudaros a acallar vuestra mente consciente y a permitiros confiar y creer y otras técnicas para ayudaros a reconectar con el espíritu de vuestros hijos

Comunidad de Apoyo Mútuo

También es importante formar parte de una comunidad de madres y padres afines a nosotros. Juntos podemos elegir abrir nuestras mentes y nuestros corazones a creer que el ser humano es algo más que un cuerpo físico, que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana, que nuestros hijos continúan estando con nosotros, que se dan cuenta de todo lo que ocurre en nuestras vidas, que nos apoyan y guían, que podemos seguir manteniendo nuestra relación con ellos -no de la manera que nos gustaría, pero sí una relación significativa, consoladora y plena. Nos llevará tiempo y esfuerzo, pero todos podemos hacerlo y podemos hacerlo mejor juntos.

Y espero que lo que voy a compartir con vosotros y los recursos que estoy creando os ayudarán a muchos de vosotros a volver a sentir la presencia de vuestros hijos más y más en vuestras vidas.

Decide Lo que Necesitas Creer

Pero hay algo más que quiero decir. Tienes que permitirte elegir los conceptos espirituales que te ayuden a ti, no los que ayudan a otros ni los que son más aceptables en tu sociedad, sino los que te ayudan a TI!

Todos somos diferentes, nuestras circunstancias y las circunstancias de la muerte de nuestros hijos son también distintas.

Yo crecí en la España católica, pero cuando mi hijo murió, no había sido católica practicante desde hacía más de 25 años. Cuando tenía treinta y pocos años, empecé a entrenarme en tai chi y qigong con una profesora china que era budista y empecé a leer algo sobre el budismo por curiosidad. Un par de años antes de que mi hijo Steven enfermara, me convenció finalmente de que me cualificara como instructora e hice muchos de los cursos necesarios con otros profesores chinos que habían venido de la Universidad Deportiva de Beijing. Empecé a aprender chino mandarín porque muchos de los conceptos que nos enseñaban se estaban perdiendo en la traducción y también empecé a estudiar taoísmo y medicina tradicional china, porque me di cuenta de que estaba todo muy unido.

Después de la muerte de Steven, he explorado muchas otras prácticas espirituales que me han ayudado como el espiritualismo, chamanismo, sufismo, wicca y otras ramas del paganismo. También he puesto gran interés en la física cuántica y en cómo sus teorías apoyan la supervivencia de la consciencia y del alma y en varias formas de terapias que puedo adaptar y combinar con mis nuevas practicas espirituales

Decide Lo que No Necesitas Creer

Hoy, mi espiritualidad es ecléctica. He adoptado lo que me ayuda de cada religión y filosofía y he descartado lo demás. Creo que hay mucho que no voy a entender mientras siga en este mundo. También creo que hay algo mucho más grande que yo, que todos nosotros. No lo llamo Dios, porque no se parece al dios de mi infancia y adolescencia. Puedo llamarlo Gran Espíritu, Espíritu Infinito, Fuente Creadora o Amor Universal, o de cualquier otra forma. Es algo que siento que es parte de mí y que yo formo parte de ello, pero no puedo explicarlo claramente.

Y no necesito llamarme nada a mí misma. Hay creencias espirituales que ayudan a muchas madres y padres en duelo y que a mí no me sirven, específicamente los planes del alma y la reencarnación. No encuentro pruebas que me convenzan de estos conceptos y, sinceramente, no me ayudan, al menos de momento.

No creo que mi hijo muriera porque su trabajo en la tierra había acabado a los 27 años y no creo que su cáncer y todo su sufrimiento fueran parte de un plan divino, ni que lo acordaran nuestras almas antes de encarnarnos.

Creo que mi hijo murió porque los seres humanos somos vulnerables, porque le tocaron los genes equivocados y porque se encontró con los médicos equivocados que no le dieron ninguna importancia a sus quejas hasta que era demasiado tarde. Tengo mucho que perdonar, por mí, no por ellos, pero ese es otro tema. Estoy trabajando en ello, pero reconozco que no es fácil.

No creo que mi hijo muriera por algún propósito supremo, por la elevación de su alma o de la mía, o para que yo pudiera descubrir mi espiritualidad. La purificación de su alma o de la mía quizás ocurra como resultado de su muerte, pero no creo que la muerte de mi hijo sea un regalo.

Lo que Podemos Controlar

Sé que, después de que me ocurriera lo peor que me podía haber ocurrido, lo peor que nos podía haber ocurrido a todos nosotros como padres y madres humanos- aún podía controlar algunas cosas. Podía decidir morirme -y pensé en ello muchas veces. Podía decidir seguir viviendo una vida llena de rabia, de dolor insufrible y de sufrimiento implacable. O podía trabajar con todas mis fuerzas durante el resto de mi vida para vivir lo mejor que ahora puedo en honor y memoria de mi hijo. Elegí la última opción. Y, sí, he tenido que descubrir una nueva espiritualidad y a lo mejor hay “regalos” que vienen con ello, pero me los he ganado a pulso y los devolvería todos sin pensarlo si pudiera volver a tener a mi hijo aquí conmigo en la tierra.

Y, crea lo que crea o no crea, siempre echaré de menos a mi hijo y siempre habrá dolor y añoranza, pero hoy mi duelo no es tan duro y terrible como en los primeros tiempos y he aprendido a honrarlo y a observarlo para que pueda coexistir con la esperanza, la alegría y la ilusión. Aún caigo en pozos negros de desesperación pero, poco a poco, se van haciendo menos numerosos, menos profundos y menos oscuros y la luz al final de cada túnel se va hacienda más brillante.

Confía en Tu Voz Interior

Acepto que mis creencias pueden cambiar en el futuro pero, si ocurre, no será porque nadie me haya convencido de nada. Como he dicho antes, cada uno de nosotros tenemos que elegir las creencias que nos ayudan a seguir adelante en cada etapa.

Y nunca intentaré convencer a otra madre o padre que ha perdido un hijo o una hija de nada. Si eres católico, cristiano de otra denominación, budista, judío, musulmán, pagano, espiritualista o de cualquier otra religión o corriente espiritual, si crees en el cielo, en los ángeles, en los guías espirituales, en los planes de almas o en la reencarnación -o incluso si no crees en nada- y eso es lo que te ayuda aunque sea un poco a sobrevivir la muerte de tu hijo o hija, agárrate a ello con uñas y dientes. Confía en tu voz interior. Sólo tú sabes lo que resuena en tu alma, lo que te sirve.

Como siempre, un abrazo desde el fondo de mi corazón a todos los que camináis junto a mí por este camino por el que nunca quisimos caminar.

Si este video te ha ayudado, haz clic en Me Gusta, compártelo y escribe un comentario debajo. No te olvides de suscribirte a mi canal de YouTube y haz clic en la campana para recibir notificaciones cuando publique más contenido. Visita mi sitio web y pide admisión a mi grupo cerrado de Facebook que es exclusivamente para madres y padres en duelo, si no estás ya en él.

SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE

https://www.youtube.com/channel/UCM3xvTQDDl5rmGs4a7-HOHg

DALE UN “ME GUSTA” A MI PÁGINA PÚBLICA DE FACEBOOK: https://www.facebook.com/reconnexionssupportforbereavedparents/

PIDE ADMISIÓN A MI GRUPO CERRADO DE FACEBOOK (EXCLUSIVAMENTE PARA MADRES Y PADRES EN DUELO):

https://www.facebook.com/groups/310913592768114/

CONECTA CONMIGO EN OTRAS REDES SOCIALES

Instagram: https://www.instagram.com/marta_arcedubois/
Snapchat: https://www.snapchat.com/add/martaarcedubois
Twitter: https://twitter.com/MartaArceDubois

TWEETEA ESTE VIDEO: https://ctt.ac/07zb2